"Los toreros están hechos de otra pasta". Cierto, de la pasta pública, o sea de nuestra pasta.
C a r g a n d o...

La CULTURA en España, por orden y mando de los políticos taurinos


La mayoría de la población española RECHAZA la tauromaquia

“Según una encuesta reciente, se refleja que el 82% de los españoles no han asistido nunca a una corrida, mientras que el 87% condenan el sufrimiento animal en los espectáculos públicos”.

Las administraciones públicas, propietarias del 65% de las más de trescientas plazas de toros españolas, a pesar de las quejas de la inmensa mayoría de los contribuyentes que no desean apoyar con sus impuestos esta barbarie nacional que los intereses taurinos tratan desesperadamente de mantener e incentivar, siguen exigiendo un mayor número de corridas en los pliegos de adjudicación de los concursos taurinos; una carnicería anual, estéticamente impresentable que, con más de mil representaciones escenificando la masacre de un pacífico animal herbívoro que acaba en el desolladero, amenaza con ahogar con sangre, incluso, el interés de sus más fieles e incondicionales cómplices, ética y físicamente discapacitados, de una cobardía que a todos envilece.


(Informe de IVU)


Un periódico alemán informa que las subvenciones de la UE a las ganaderías de lidia españolas contribuyen a fomentar la crueldad hacia los animales

El diario alemán Die Tageszeitung (TAZ) denuncia que las subvenciones agrícolas de la UE hayan ido a parar a criadores de toros de lidia españoles y considera que “la UE está patrocinando la crueldad hacia los animales”. El titular dice “Pagado con sus impuestos” sobre una foto de un torero a punto de descabellar a una res. Die Tageszeitung empieza relatando los detalles de la muerte de Millonario, un toro lidiado en la Plaza de Tudela y asegura que la política agraria de la UE es responsable de un fin que califican de cruel. Explican que la familia Martin, criadora del toro en cuestión en Cáceres, recibió parte de los 60.000 millones de euros que la PAC destina a subvencionar las perdidas de explotaciones ganaderas europeas. “200 de los 1.400 miembros de la asociación española de criadores UCTL recibieron un total de cerca de 26 millones de euros de la Unión Europea. Un promedio de 130.000 euros por explotación ganadera, de los cuales el 20% sale de los hombros de los contribuyentes alemanes”.
http://www.taz.de/1/politik/europa/artikel/1/eu-sponsert-tierquaelerei/





Esta página es de carácter NO LUCRATIVO y permite copiar todo su contenido, difundirlo en otras páginas y compartirlo en redes sociales.

Toda la información de este blog es lícita y está debidamente contrastada antes de ser publicada en este sitio, por lo que está considerado uno de los mejores blogs antitaurinos del mundo.

Si copias algún artículo, por favor no lo modifiques y cita al autor linkeando el texto al sitio original.

Este blog respeta los derechos de autor.

bookmark and share






12 diciembre 2010

Verdades y mentiras sobre el toreo


La verdad tiene sólo un camino, al igual que la antitauromaquia tiene un sólo argumento, la compasión por el animal torturado salvajemente para diversión y lucro de una banda de mafiosos sucios e ignorantes que insisten con sus argumentos falaces de siempre para seducir nuevos adeptos y con el objetivo de que su negocio de sangre no fracase.

El periodista, escritor y ensayista cinematográfico santanderino José de la Colina, escribió lo siguiente sobre el toreo.

Toros, toreros y taurófilos


"La lidia de toros, se dice, tiene nobilísimo origen: viene de los antiguos ritos religiosos mediterráneos que fueron trasplantados a la Península Ibérica luego sobrenombrada, qué coincidencia, “la Piel de Toro”. Al comienzo el juego taurino estuvo reservado a la nobleza, pero durante el reinado de los Borbones adquirió un carácter más popular, antes de caer en lo populachero. Ya no fue sólo cosa de “caballeros”, sino que comenzó a ejecutarse a pie y el torero se convirtió en un profesional, es decir: un evasor de las profesiones respetables empezó a cobrar por hacer desplantes y monerías ante la bestia y “el respetable”. (El toreo fue realmente espectáculo de masas y ha llenado a reventar las plazas donde se perpetra. Se dice que en la ciudad de México el “coso” principal, la Plaza México, tiene capacidad para 45,000 almas, aunque sólo en la hipótesis, harto aventurada, de que se pueda contar un alma por cada aficionado). Cuando la lidia fue encajonada en normas técnicas fijas, en la segunda mitad del siglo XVIII, un tal José Delgado, alias “Pepeíllo”, escribió un pedantuelo tratado de tauromaquia. Por entonces el ritual taurino se dividía en tres partes: de pica, de banderillas y de matar, y las cualidades más requeridas eran parar, templar y mandar. Durante esa época “clásica” empezaron los toreros a usar seudónimos ridículos como “Lagartijo”, “Guerrita”, “Frascuelo”, “Bombita”; y la manía se ha extendido en el tiempo y en la geografía taurómaca, de modo que ha habido apodos tan pintureros como “Caleserito de Sevilla” y “Manolete”, o tan petulantes como el “Indio Grande”, el “Califa de León”, el “Orfebre Tapatío”, el “Faraón de Texcoco”, y aun tan repelentes como “Cagancho”, apodo que es una verdadera apoteosis fecal (y más vale no menearlo).


Hoy la fiesta taurina se sobrevive como una patética vieja goyesca que aún intenta seducir con la mueca del esqueleto apenas revestido de pellejo. Cuando vi por la televisión (canal 11) un programa dedicado a “toros y toreros” casi no creí que eso aún existía. El toreo va del coso a la fosa. Y la decadencia viene de largo tiempo: ya desde el tercer cuarto del siglo XIX don José Barbadillo comprobaba melancólicamente que la Fiesta “no es, hogaño, sino la burla de sus pasadas grandezas, y no hay hombre otrora apasionado por sus glorias que no maldiga del amaneramiento y la presunción de los que apenas se pueden llamar varones y se pavonean con la triste irrisión de sus figuras mujeriles, convirtiéndose en lamentables contrahechuras de la varonía y el donaire que antaño brindaron viril gozo a nuestros abuelos.” (Que conste: el señor Barbadillo era un intenso aficionado, pero también un hombre lúcido.)

En nuestro “hogaño” la cosa es aún peor. La Fiesta, como llaman a la tauromaquia con fanfarrona, fútil y faroleante F, hace mucho que se ha vuelto un show ramplón para llenar con cualquier cosa el coso y la tarde del domingo. “El arte del toreo”, dicen algunos, y, para probar que efectivamente lo es, aducen que lo honraron artistas como Goya, Gutiérrez Solana y Picasso, por sólo dar tres casos celebérrimos. Pero no habría que confundirse entre lo que es el arte mismo y lo que es meramente materia, motivo o tema del arte. Pues nadie diría que el bombardeo de Guernica sea un hecho artístico porque haya motivado una de las geniales obras picassianas. Por lo demás, en los grabados de la Tauromaquia de Goya, hay una atmósfera de pesadilla, un difuso malestar, un ambiente sonámbulo, tal como el pintor supo ver la España negra que (decía don Antonio Machado) “ora y embiste, cuando se digna usar de la cabeza”. Los pintores kitsch Romero de Torres y Ruano Llopis, queriendo mostrar la belleza del toreo, sólo lograron evidenciar la vulgaridad vistosa, la cursilería centelleante, el gallináceo colorido, la inelegante música (esos pomposos y machorros pasodobles) y la gestualidad relamida de la Fiesta. ¿Y qué decir de las páginas inmortales que “inspiró” el toreo, desde los bonitos versos de García Lorca y Alberti a las buenas prosas de José Bergamín, Ernest Hemingway o Michel Leiris? ¡Vaya! Si el toreo ha motivado páginas admirables, también lo han hecho los diluvios, masacres, asesinatos, guerras y monstruosidades diversas, pues, como más o menos dijo un ilustre antiguo, “los males de la humanidad ocurren para que los poetas tengan algo que cantar”. En todo caso, si Rabelais y Quevedo y Joyce y Henry Miller lograron hacer música verbal de las más bajas funciones fisiológicas, nada se opone a que la esencial bajeza y la amanerada vulgaridad de la tauromaquia sean “redimidas” por la literatura y el arte. La vocación de la poesía es nutrirse de lo prosaico. “Tú me das fango y yo te devuelvo oro”, decía un poeta inolvidable... cuyo nombre no recuerdo ahora.

Quienes han pretendido ensalzar el espíritu trágico y poético de la tauromaquia como “graciosa huída” y “apasionada entrega”, o sus valores plásticos, o su grandeza ritual, no han podido ocultar la gratuidad, el vacío moral, la ridiculez de las corridas. El espectáculo de un hombre (dizque “punto más alto de la escala animal”, “ser racional”, “caña pensante”, etcétera) envuelto en algo parecido a la cortina de pomponcitos de su tía, y con purpurina y dorada chatarra, y medias rosadas o violetas, destacando el trasero ceñido por femenil seda para hacer monerías y gestos de bailarina narcisista ante un animal realmente noble y estatuario, que no entiende de valentonadas y pizpiriterías, tal espectáculo, lejos de tener solemne grandeza, sólo delata la pobretería y la locura humanas. Los toreros, actores de un tramposo juego con la muerte, engolosinados con sus propios ademanes relamidos, irrisoriamente imitan la danza de las tontuelas avestruces ballerinas inmortalizadas por Walt Disney en Fantasía. Vestido y adornado como un travestí, el “mataor” se menea mujerilmente ante el toro, coquetea con la cornamenta doblemente fálica y huye de la embestida con la gracia de una virgen loca que, ¡ay, tú!, como que quiere y no quiere ser violada sobre la arena. Es la comedia de la vacuidad y la cursilería del hombre frente a la verdad concreta y la aristocracia verdadera de la bestia que va a ser sacrificada. Es la abyecta farsa de una chabacana simulación de la hombría contra el franco, oscuro, señorial instinto animal. Cuando el torero pone las banderillas o se dispone matar (esa jactancia es llamada “la hora de la verdad”), parecería que los papeles se han invertido y que el torero asumiría una seria virilidad, pero lo hace cobardemente frente un hermoso enemigo enteramente solo en todo el ruedo, en toda la plaza. Es decir: cuando el torero desafía a un animal mareado, desangrado, arrancado de su medio natural, sometido a un ritual ajeno, rodeado montoneramente de hombres multitudinarios, más la cuadrilla y los picadores cómplices (que no se exponen ellos, sino a sus caballos), es difícil imaginar más impunidad, alevosía y ventaja de parte de la “humanidad”. (El torero, graciosillo y melodramático, cuenta con miles de cómplices a su lado. El toro está solo. Heroicamente solo, bello y trágico. Esa bestia cuadrúpeda es el único honorable protagonista del drama.)

Me ha ocurrido tres veces ir a ver la Fiesta, invitado (o más bien casi arrastrado) por amigos que participaban en la complicidad de “la afición”, y en una de esas veces supe, para mi eterno asombro, que había yo tenido el privilegio de asistir a una sublime corrida. El ajetreo de mamarrachos chispeantes, su “partir plaza” meneando el trasero ceñido de seda rosa, la monotonía de la acción llena de momentos muertos, y sobre todo la actitud de los aficionados aglomerados en torno a esa pachanga sangrienta, y su gritería y el postizo tono “calé” (y ya lo “calé”, en sí, es muy postizo), me suscitaban la náusea o la risa. Cada espectador taurino se cree un pequeño Nerón en el circo dominguero, pero resulta ser, por interpósita persona, un numeroso fanfarrón que bravuconea ante el toro y alevosamente lo asesina.

Habría que escribir sobre la Fiesta un libro justiciero y titularlo De la Tauromaquia, o de la Innobleza del Hombre ante la Noble Bestia".


Fuente: letraslibres.com







"Si disfrutas viendo sufrir a un animal, no eres un ser humano, eres un monstruo". (José Saramago, Premio Nobel de Literatura 1998)


¡Taurino, va por tí!


Etiquetas

"Arte "Asesinato de Platanito "Bienes Culturales Inmateriales de la Humanidad" "Buenas noticias" "Cogida de José Tomás en Aguascalientes" "Concursos de recortadores" "Congreso Internacional Antitaurino 2008" "Corrida Los Candiles de Marbella" "Corridas incruentas" "Crianza del toro de lidia" "Cuento taurino" "Dalai Lama" "Declaración de Renta" "Día Mundial Antitaurino" "El arte del engaño" "El espectáculo" "El Senado rechaza el BIC para los toros" "En Canarias SÍ están prohibidas las corridas" "Encierros salvajes de Galápagos" "Ex-toreros" "Familia real" "Famosos protaurinos" "Festejos criminales" "Garrulos" "Imágenes vergonzosas" "Incidente en Tafalla" "Investigación científica""Sufrimiento del toro" "José Tomás el sádico" Tauricidas "Juan Vicente Herrera" "Junta de Castilla y León" "La "fiesta" y la Casa Real" "Los toros a Cultura" "Mentiras taurinas" "Negocio sucio" "Periodismo vergonzoso" "Politicos corruptos" "Políticos decentes" "Prensa internacional" "Razones para acabar con la vergüenza nacional" "Subvenciones de la UE a la tauromaquia" "Sufrimiento del toro" "Tauricidio" "Tordesillas pueblo de garrulos y salvajes" "Toro abandonado" "Toro de la Vega" "Toro en adopción" "Toros en libertad" "Toros que huyen aterrados" "Trasladando la lidia a otros países" "Turismo taurino" "Vergüenza nacional" Abolición Activismo Afligido Becerradas BIC Correbous cultura y deporte" "Personajes célebres taurinos" Definiciones de taurino el Toro de la Vega 2010" en Tordesillas Eventos Humor antitaurino ILP Impuestos Investigacion Manifestaciones Parlament de Catalunya Patrocinadores Payaso Poemas Política Políticos Prensa Protaurinos PROU Público Subvenciones Tauricidas Taurófilos UNESCO WSPA